La limpieza de las calles de Barcelona es, año tras año, una de las principales demandas de la ciudadanía y una de las grandes prioridades para el Ajuntament y es por ello que el consistorio ha puesto en marcha un nuevo y potente contrato de limpieza de pintadas de la vía pública de la ciudad que se desplegará a lo largo de 2024 y 2025.

El nuevo plan supone una inversión de 16 millones de euros del gobierno municipal, no solo para eliminar pintadas de las fachadas y del mobiliario urbano, sino también para prevenirlas. De esta forma, se aborda uno de los grandes pilares del Pla Endreça Barcelona, la iniciativa del Ajuntament que tiene por objetivo poner orden en el espacio público y responder a las necesidades de mejora de la ciudad de manera transversal para garantizar su excelencia.

El Ajuntament de Barcelona ha aumentado en más de un 60% el presupuesto destinado a mantener las calles libres de ‘graffiti’, carteles no autorizados y pancartas.

La anterior estrategia, aunque reactiva, no había logrado impactar en la percepción ciudadana. La gestión de la limpieza de pintadas se llevaba a cabo gracias al aviso de la población a través del portal del Ajuntament y a la atención del propio gobierno municipal a ciertos puntos calientes de la ciudad. Según Victòria Plumed, responsable del Departamento de Gestión Operativa de la Dirección de Servicios de Limpieza y Gestión de Residuos, “estábamos trabajando de manera muy efectiva, respondiendo a las demandas de limpieza en una media de 2,5 días, pero las actuaciones se realizaban de forma dispersa y no se han percibido estos esfuerzos”.

Más áreas de trabajo y más efectivos

Este nuevo plan reinventa y ordena la gestión de limpieza de ‘graffiti’ de la ciudad, ofreciendo dos cambios significativos respecto al plan anterior. Por un lado, se amplía el área de trabajo. Hasta ahora los servicios atendían solo fachadas ordinarias, pero el nuevo contrato incluye también fachadas catalogadas y elementos urbanos como jardineras, fuentes o barandillas.

Cuidem Barcelona staff carrying out graffiti cleaning tasks on urban benches. / Ajuntament de Barcelona

Por otro lado, el nuevo contrato contempla una ampliación de la plantilla. De 26 equipos, se ha pasado a 36 al día, lo que representa un aumento del 35% de los efectivos. Un total de 434 personas trabajan en la limpieza de pintadas. Además, cuatro de estos grupos de trabajo están especializados en el tratamiento y mantenimiento de edificios patrimoniales.

Nueva metodología

Estos cambios han requerido una nueva planificación del trabajo con el objetivo de asegurar buenos resultados y mejorar la percepción de limpieza de la ciudadanía. El nuevo plan contempla establecer una frecuencia de limpieza cuatrimestral en distintos espacios de la ciudad. En puntos muy problemáticos, el plan contempla su atención mensual. En este sentido, se han determinado zonas de actuación: “se trata de espacios emblemáticos priorizados por ser muy concurridos y con mucha afluencia”, y, por lo tanto, áreas que tienden a ser objetivo de pintadas, asegura Victòria Plumed. 

El compromiso del Ajuntament con la limpieza de las calles es ineludible. “La percepción de calidad y bienestar que aporta indirectamente la eliminación de pintadas es un valor incalculable para una ciudad como Barcelona”, subraya Plumed.

A Cuidem Barcelona worker cleaning graffiti in the Plaza de Terenci Moix

A Cuidem Barcelona worker cleaning graffiti in the Plaza de Terenci Moix / Ajuntament de Barcelona

Limpieza coordinada con Guardia Urbana

Durante el 2023 se registraron un total de 110.852 actuaciones de limpieza de ‘graffiti’, lo que equivale a casi 300.000 m² trabajados, y se dectectó un incremento del 47.6% en las denuncias respecto al año anterior. Además, se han endurecido las sanciones por pintadas: de los 300 euros de multa que se aplicaban en 2023, se ha pasado a 500 euros, pudiendo alcanzar los 600 euros si se trata de una acción sobre una fachada patrimonial.

El nuevo plan del Ajuntament de Barcelona contempla, no solo, medidas para mantener las calles limpias, sino también actuaciones para prevenir las pintadas en la vía pública y denunciar este tipo de conductas incívicas. Para ello, el nuevo contrato apuesta por reforzar la colaboración entre los efectivos de limpieza y los agentes de Guardia Urbana.

La problemática del re-embrutecimiento de áreas previamente atendidas por los servicios de limpieza es una realidad. “Incluso con la presencia activa de nuestros equipos de trabajo”, afirma Victòria Plumed, responsable de la gestión operativa de Servicios de Limpieza y Gestión de Residuos. “Trabajar junto con agentes de policía implica unir fuerzas para abordar este desafío”.

«Desde principios de febrero, varios agentes vigilan las zonas recientemente limpiadas, tanto de día y como de noche»

Carlos Alcaraz

— Intendente jefe de Guardia Urbana en el distrito de Ciutat Vella

Disuasión, identificación y sanción

La coordinación con Guardia Urbana se despliega en tres acciones principales. En primer lugar, cuando los servicios de limpieza se encuentran trabajando en una zona determinada, se informa a los agentes para disuadir a posibles infractores. “Desde principios de febrero, varios agentes de paisano vigilan las zonas recientemente limpiadas, tanto de día y como de noche”, informa Carlos Alcaraz, intendente jefe de Guardia Urbana del distrito de Ciutat Vella. 

“Un muro en blanco es muy atractivo”, advierte Plumed, así que preservar las áreas ya limpiadas es esencial.

En segundo lugar, en el momento en el que agentes de Guardia Urbana detectan un infractor ‘in fraganti’, alertan a los servicios de limpieza y estos acuden a la zona. “Desde la activación del nuevo plan, nuestros agentes han interceptado a 45 autores de pintadas”, asegura el intendente jefe Alcaraz. “Todas las acciones que denunciamos, se trasladan a los servicios de limpieza para que restablezcan la zona lo antes posible”.

Urban Police officer in front of a painted wall

Urban Police officer in front of a painted wall / Ajuntament de Barcelona

La tercera línea de trabajo está todavía en una fase embrionaria, pero su próxima implementación puede suponer un gran paso para la prevención y retirada de ‘graffiti’. Victòria Plumed asegura que se está “trabajando con un programa basado en inteligencia artificial que permite el reconocimiento de la autoría de las pintadas”. Esta herramienta no solo ayudará a identificar a los infractores, sino que también permitirá un análisis detallado de las áreas más afectadas y la frecuencia de estos actos, facilitando una respuesta más efectiva en términos de sanción y limpieza.

En el plan de acción del Ajuntament de Barcelona hay una prioridad máxima: las pintadas de carácter ofensivo. “La comunicación entre los servicios de limpieza y Guardia Urbana es excelente y continua”, asegura el intendente jefe Alcaraz, y la pronta eliminación de este tipo de ‘graffiti’ es primordial para la ciudad

Una respuesta a la demanda ciudadana

Con una tendencia en auge, los barceloneses y las barcelonesas muestran su preocupación por la limpieza de su ciudad. Según datos de la última Enquesta de Serveis Municipals 2023, para la ciudadanía la inseguridad (22,7%) y la limpieza de las calles (13,2%) son los problemas más graves de la ciudad. En este sentido, “debemos dar respuesta a nuestros vecinos y vecinas”, dice la responsable de gestión operativa de Servicios de Limpieza y Gestión de Residuos.

“Cuando un espacio está bien cuidado, la comunidad lo valora y respeta”, afirma Victòria Plumed. La ciudad es compartida y el Ajuntament marca una línea clara en su objetivo de trabajar por un entorno más habitable y acogedor para sus vecinos y vecinas.

«Cuando un espacio está bien cuidado, la comunidad lo valora y respeta»

Victòria Plumed

— Responsable del Departamento de Gestión Operativa de la Dirección de Servicios de Limpieza y Gestión de Residuos

Source: www.elperiodico.com



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *