Las operadoras de telecomunicaciones europeas han invertido 500.000 millones de euros en la última década en desplegar infraestructuras de conectividad para cubrir las necesidades de acceso a las redes y mejorar su eficiencia, lo que ha permitido reducir gran cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero. No obstante, estas compañías indican que el sector “no es lo suficientemente fuerte” como para satisfacer los 174.000 millones de euros en nuevas inversiones que la Unión Europea cifra que se requieren hasta 2030 para cumplir con las necesidades de conectividad. 

Source: www.elperiodico.com



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *