La no corrección de la inflación en la tarifa del impuesto sobre la renta está pasando factura a los contribuyentes. El Registro de Economistas Asesores Fiscales (Reaf) ha hecho cálculos y ha llegado a la conclusión de que no haber deflactado la tarifa estatal del impuesto de acuerdo a la inflación acumulada en los años 2021, 2022 y 2023 (16,1%) supone que un contribuyente medio vaya a pagar en la actual declaración de la renta 232,56 euros más (para el caso de un declarante con una renta anual del trabajo de unos 30.000 euros).

Source: www.elperiodico.com



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *